Creyó padecer alergias pero perdía líquido cerebral por años

261

 Kendra Jackson dice que los médicos le dieron muchas razones para que su nariz siempre pasara por síntomas de gripa.

“En todas partes donde fui siempre tenía una caja de Puffs, siempre metida en el bolsillo”, dijo Jackson. Jackson dice que la tos, el estornudo y el soplo de la nariz comenzaron un par de años después de un accidente automovilístico traumático en 2013.

Foto: AFP

Jackson recibió un golpe en la espalda y recuerda haber golpeado su cara con fuerza en el tablero. Inicialmente, Jackson pensó que la secreción nasal era un síntoma menor.

“Era como una cascada, continuamente, y luego corría hasta la parte posterior de mi garganta”, dijo Jackson. Durante años, doctor tras doctor sugirieron que la secreción nasal provenía de alergias. Pero Jackson dijo que sabía que algo más estaba mal.

En Nebraska Medicine, Jackson fue diagnosticada con una fuga de líquido cefalorraquídeo (LCR). Esencialmente, los doctores le dijeron a Jackson que su fluido cerebral se escapaba por la nariz, aproximadamente varios mililitros al día.

Foto: AFP

Además de los constantes dolores de cabeza, Jackson dijo que la condición estaba afectando severamente su vida. “No pude dormir, era como un zombie”, dijo Jackson. Si no se trata, las fugas de líquido cerebral pueden provocar infecciones graves.

Foto: AFP

La Dra. Barnes explicó que ella y su equipo usaron parte del propio tejido adiposo de Jackson para taponar la fuente de la fuga, un agujero muy pequeño entre su cráneo y las fosas nasales. Jackson le dijo a KETV NewsWatch 7 que la cirugía hizo una gran diferencia.

“Ya no tengo que cargar más con el tejido”, dijo Jackson con una sonrisa. Jackson tendrá algunas citas de seguimiento para controlar la presión en su cabeza, pero los médicos esperan que se recupere por completo.

debate.com.mx

Compartir