Descubren en Argentina el primer dinosaurio gigante que habitó la Tierra: hace más de 200 millones de años

150

Un grupo de investigadores argentinos descubrió el que es, hasta ahora, el dinosaurio gigante más antiguo: pesaba 10 toneladas, medía 10 metros de largo y vivió hace más de 200 millones de años. El hallazgo de esta nueva especie, bautizada como Ingentia prima, se produjo en 2015 en el yacimiento de Balde de Leyes, al sureste de la provincia de San Juan, al oeste del país. Los resultados de la investigación se publicaron esta semana en la revista Nature Ecology & Evolution.

La importancia del descubrimiento es que adelanta en 30 millones de años el inicio del gigantismo en los dinosaurios, según explicó a CNN en Español Cecilia Apaldetti, investigadora del Instituto y Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de San Juan y autora principal del estudio al respecto.

“Hasta el momento creíamos que el gigantismo había surgido a mitad de la era Mesozoica, es decir, en el periodo Jurásico [hace entre 201 y 145 millones de años]”, indicó la investigadora. Sin embargo, esta nueva especie de dinosaurio pertenece al periodo Trásico, hace entre 250 y 200 millones de años.

Se trata de un momento en el que se estaba iniciando la evolución y la fauna “no era muy grande”, explicó Apaldetti, que indicó que este dinosaurio “supera el tamaño de todos los dinosaurios conocidos hasta el momento” para ese periodo. Por lo tanto, se trata de “un descubrimiento que modifica la historia conocida de los dinosaurios gigantes”, destacó la Universidad Nacional de San Juan en una nota de prensa.

Recreación de Ingentia Prima, el primer dinosaurio gigante. (Crédito: Universidad de San Juan).

Recreación de Ingentia Prima, el primer dinosaurio gigante. (Crédito: Universidad de San Juan).

Ingentia Prima (nombre proveniente del latín que significaría ‘El primer gigante’) fue descubierta en 2015. Se trata de un dinosaurio herbívoro, cuadrúpedo (que anda a cuatro patas), de cuello “no muy largo”, de 10 toneladas de peso y 10 metros de largo desde la cola a la cabeza, describió la investigadora.

Los investigadores no tienen el esqueleto completo, sino parcial. El hallazgo fue de partes de dos individuos diferentes, según indicó la autora del estudio. “Nos indicaron aproximadamente cómo es la autonomía en general. Conocemos cuello, brazos y parte de las patas y la cola”, agregó.

Esta nueva especie, vinculada de forma directa con el origen del gigantismo, tiene como peculiaridad su forma de crecimiento, añadió la investigadora. “El estudio involucra un estudio histológico, que estudia la microestructura de los huesos”, señaló. De este modo, los científicos pueden ver en los fósiles cómo crecían los individuos.

“Los que conocemos de los gigantes más grandes del mundo es que nacían y crecían continuamente, hasta llegar a una talla adulta y ahí crecían muy lentamente”, señaló. La diferencia con Ingentia Prima es que, en lugar de crecer de forma continua, “lo que hizo fue crecer cíclicamente, solo en periodos de abundancia de recursos, pero a velocidades altísimas, dos o tres veces más rápido de lo que crecen los dinosaurios gigantes”.

“Eso lo podemos ver a través de los anillos de crecimiento que quedan en los huesos, como podemos ver actualmente en los árboles”, ejemplificó la científica.

 

CNN en Español

Compartir