Las cinco mejores maneras para (finalmente) perder la panza…

181

Repite conmigo: “Los abdominales no queman la grasa abdominal”. Y no solo los abdominales. Tampoco lo harán los planks, los estiramientos de piernas ni el yoga. “Esos ejercicios fortalecen los músculos abdominales, pero seguirán ocultos debajo de una cubierta de grasa”, dice Chris Piegza, gerente de entrenamiento en el David Barton Gym Limelight, en Manhattan. Si quieres perder la cubierta de grasa y mostrar esos abdominales, tienes que seguir una estrategia total. Sigue estos cinco consejos de expertos para derrotar finalmente ese panza y la grasa de cualquier parte de tu cuerpo.

Cambia el cardio por el entrenamiento de fuerza

“La masa adiposa puede disminuir con el cardio y la dieta. Sin embargo, el cardio puede quemar tanto el músculo como la grasa, dejándote delgado pero débil”, dice el entrenador de celebridades Nick Hounslow, que estará en el próximo reality de E!, Hollywood Cycle. Por eso, cuando los investigadores de la facultad de salud pública de Harvard siguieron a 10 mil 500 hombres saludables durante 12 años, descubrieron que quienes dedicaron 20 minutos al día a entrenamiento con pesas, mostraron menos incremento en la grasa abdominal que quienes hicieron ejercicios aeróbicos durante el mismo tiempo.

Movimientos compuestos y completos

Como la reducción de grasa localizada es un mito, tienes que trabajar con todo tu cuerpo para quemar grasa. Aunque cualquier ejercicio de fuerza te ayudará (siempre que elimines grasa y no músculo), los movimientos compuestos como las cuclillas, las pesas y el press de banca harán que trabajes varias articulaciones y grupos de músculos, quemando más grasa y fabricando más músculo. Piensa esto: repetición por repetición, la tracción de remo activa más músculos que el curl de bíceps. “Mientras más músculos construyas con un programa adecuado de ejercicios, más dinámica será la maquinaria de tu cuerpo y menos grasa se acumulará en tu estómago”, afirma Piegza.
Consume más proteínas

“Comer proteínas completas y saludables es vital para construir músculo y quemar grasa”, dice Sean W. Meadows, nutricionista y entrenador de The N.E.W Program, un centro para la pérdida de peso en Newport Beach, California. Mientras que una libra de grasa quema dos calorías por día, una libra de músculo quema seis — y ocupa mucho menos espacio en tu estructura. En un estudio del Pennington Biomedical Research Center, en 2014, cuando un grupo de personas ingirió 40 por ciento más de calorías de las que necesitaban durante ocho semanas, quienes siguieron una dieta alta en proteína almacenaron el 25 porciento de esas calorías en forma de músculo. Quienes consumieron dietas bajas en proteína, almacenaron el 95 porciento de ellas como grasa. Esto no quiere decir que aumentes tu ingestión de calorías (hablaremos de eso seguidamente), pero sí debes elevar tu consumo de proteínas.
Consume menos calorías

La pérdida de grasa, lo mismo si se concentra en tu estómago o en tu barbilla, requiere que se alcance un déficit de calorías — quemando más calorías de las que consumes. El ejercicio te ayudará, pero una dieta saludable es lo que impactará más tu balance calórico, afirma Meadows. Después de todo, puedes necesitar una hora para quemar 400 calorías en el gimnasio, pero lo mismo hará cambiar una grasienta hamburguesa por un sándwich de pollo magro en pan integral.


Relájate

“La dieta y el ejercicio te acercarán a tus metas de forma física, pero un estilo de vida saludable te llevará a tener el cuerpo que buscas. Factores como el estrés, el sueño y la relajación son importantes porque afectan tu sistema hormonal, que controla casi todos los procesos de nuestro cuerpo. Por ejemplo, niveles elevados de la hormona del estrés, el cortisol, en respuesta a las demandas laborales, más la falta de sueño o el “cero tiempo para mí”, pueden llevar a la acumulación de grasa abdominal. Tu movida: aprende a manejar el estrés y saca de tu vida los factores estresantes innecesarios.

 

gq.com

Compartir