Trump calienta la guerra contra China: anuncia nuevos aranceles por 200 mil millones de dólares

101

El presidente Donald Trump ha pedido al Representante de Comercio de Estados Unidos que prepare nuevos aranceles a 200 mil millones de dólares en importaciones chinas, cuando los países se acerquen más a una posible guerra comercial.

Trump dijo que los nuevos aranceles, con una tasa del 10 por ciento, son una represalia contra China, si el plan sigue siendo de 50 mil millones de dólares en productos estadounidenses. Los aranceles de China fueron reemplazados por impuestos similares a los de los Estados Unidos a los chinos en un intento de reducir el desequilibrio comercial.

“Estos aranceles entrarán en vigor si China se niega a cambiar sus prácticas y también si insiste en continuar con los nuevos aranceles”, dijo Trump.

El mandatario agregó que si China responde a estos nuevos aranceles, entonces responderá con “aranceles adicionales a otros 200 mil millones de dólares en bienes”.

El pasado 15 de mayo Donald Trump, anunció la imposición de aranceles del 25 por ciento a importaciones chinas por valor de 50 mil millones de dólares que contienen “tecnologías industrialmente significativas”, en una nueva escalada en las tensiones comerciales con Pekín.

“A la luz del robo de propiedad intelectual y tecnológica y otras prácticas comerciales injustas, EU implementará un arancel del 25 por ciento sobre 50 mil millones de dólares productos de China que contienen tecnologías industrialmente significativas”, señaló la Casa Blanca en un comunicado.

“Estos aranceles”, agregó la nota, “son esenciales para prevenir mayor transferencias injustas de tecnología y propiedad intelectual estadounidense a China, y que protegerán empleos en EU”.

El presidente tomó la decisión en una reunión este jueves en la Casa Blanca con su secretario de Comercio, Wilbur Ross; su secretario del Tesoro, Steven Mnuchin; y su responsable de Comercio Exterior, Robert Lighthizer.

Trump avanzó en marzo sus planes de imponer aranceles por 50 mil millones a China por el déficit comercial de Washington respecto a Pekín, e inició así un periodo de confrontación comercial entre las dos mayores economías del mundo.

Por su parte, China respondió el sábado a la disputa comercial con Trump aumentando sus propios aranceles a una lista de bienes que importa de Estados Unidos por un valor total 34 mil millones de dólares, que incluyen granos de soya, vehículos eléctricos y whiskey.

El Gobierno chino dijo que está respondiendo en la “misma escala” al incremento ordenado por el gobierno de Trump a los bienes chinos en un conflicto por el superávit comercial de Beijing y la política tecnológica que preocupa a las compañías de que pueda escalar rápidamente y congelar el crecimiento económico mundial.

China “no quiere una guerra comercial” pero tiene que “responder con fuerza” dijo el Ministerio de Comercio en un comunicado, donde agregó que Beijing también eliminará los acuerdos que ya había aceptado para reducir su multimillonario superávit comercial con Estados Unidos, bajo los cuales iba a comprar más bienes estadounidenses agrícolas, gas natural y otros productos.

SUPREMACÍA ESPACIAL

También hoy, el presidente Donald Trump anunció la creación de una “fuerza espacial” adscrita al Pentágono a fin de garantizar la supremacía de Estados Unidos en la exploración sideral. En anuncio en la Casa Blanca, el presidente habló sobre el espacio como un asunto de seguridad nacional, diciendo que no quiere que “China y Rusia y otros países nos aventajen”.

También prometió que Estados Unidos regresaría pronto a la luna y llegaría a Marte.

“No hay lugar como el espacio”, dijo.

Aseguró que la nueva “fuerza espacial” será un poder “aparte pero igual” de las fuerzas militares. Así, Estados Unidos será “por mucho el líder” en asuntos espaciales y tratará de revivir el debilitado programa espacial.

El nuevo poder de las fuerzas militares estará a cargo del jefe del Estado Mayor Conjunto Joseph Dunford.

Trump también mencionó planes de fijar una nueva política para reducir la congestión de satélites en el espacio.

La directriz pide crear un ambiente seguro en órbita, ahora que está aumentando el tráfico de satélites. También establece directrices para diseños y operaciones satelitales, a fin de evitar choques y fragmentación de naves espaciales.

La política y los altos costos habían abrumado al programa espacial de Estados Unidos, dijo Trump.

Trump estuvo acompañado del administrador de la NASA Jim Bridenstine, el astronauta retirado Buzz Aldrin e integrantes de su consejo espacial, que se reactivó hace poco y está dirigido por el vicepresidente Mike Pence.

 

Sin Embargo