Viena inaugura una nueva estatua neoexpresionista de Beethoven

La pieza, esculpida en cobre y de casi 3 metros de altura, está compuesta por dos figuras, un hombre sentado con una corona de laurel al que le faltan varias extremidades y un busto, situado a sus pies, con el icónico peinado del compositor

55

La capital de austríaca inauguró hoy una nueva escultura, de estilo neoexpresionista, del genio de la música Ludwig Van Beethoven (1770-1827), quien pasó gran parte de su vida en esa ciudad.

La obra del artista alemán Markus Lüpertz se encuentra en la llamada Plaza de Beethoven, en frente de la renombrada Konzerthaus (Casa de Conciertos) de Viena, a pocos metros de otro monumento dedicado a Beethoven y situado allí desde 1880.

La pieza, esculpida en cobre y de casi 3 metros de altura, está compuesta por dos figuras, un hombre sentado con una corona de laurel al que le faltan varias extremidades y un busto, situado a sus pies, con el icónico peinado del compositor.

Lo más llamativo es que los rostros de ambas figuras están pintados con manchas de colores brillantes que contrastan con la oscuridad del metal.

Lüpertz describió hoy la escultura como un “experimento” y una aproximación “radicalmente distinta” con la que busca enseñar otro lado del músico a través de “sus dificultades, sus problemas y la sordera”.

No es la primera vez que el artista alemán, exponente del neoexpresionismo, retrata a su compatriota y genial compositor.

Moderniza a Ludwig Van

En el año 2015, el artista de 76 años inauguró una escultura similar Beethoven en Bonn, ciudad natal del músico y donde la obra fue recibida con duras críticas.

“Espero que los vieneses sepan apreciar mejor la escultura, aunque eso habrá que verlo”, dijo el artista al tiempo que reivindicó el valor de su obra a la que calificó como “grandiosa”.

La inauguración oficial fue realizada por el concejal de Cultura de Viena, Andreas Mailath-Pokorny, quien enmarcó el acto en los preparativos de la ciudad para el 250 aniversario del nacimiento de Beethoven, para el que la capital austríaca se coordinará con Bonn.

Según Mailath-Pokorny, las autoridades de Viena esperan que la nueva escultura fomente “una discusión estimulante y polarizada” que permita revaluar al compositor y sobre todo “que lo traiga al presente”.

De momento la obra permanecerá en la plaza de Beethoven como mínimo hasta los eventos del 250 aniversario de su nacimiento, en 2020.

Al finalizar esa conmemoración, se evaluará si trasladar la pieza al recientemente inaugurado Museo de Beethoven, situado en la periferia de la ciudad, a dónde el músico se retiró en su momento para tratar sus diversas enfermedades.

 

Excélsior

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here