El alcalde Renán Barrera reitera que la voz ciudadana sostiene las políticas públicas municipales

 

 

 

Mérida, 21 de septiembre de 2019. Al visitar una de las sedes de la consulta ciudadana del Programa Integral de Movilidad Urbana Sustentable (PIMUS), el alcalde Renán Barrera Concha reiteró que uno de sus principales compromisos es seguir empoderando a la ciudadanía para que su voz y participación sigan siendo factor clave en la construcción, seguimiento y consolidación de políticas públicas municipales.

Vecinos que participaron en la consulta en el Centro Cultural del Sur recibieron al presidente municipal con quien compartieron sus propuestas y sugerencias planteadas en torno a las condiciones necesarias sobre movilidad urbana que observan en sus colonias y fraccionamientos.

Acompañado del director del Instituto Municipal de Planeación (IMPLAN), Edgardo Bolio Arceo, Barrera Concha recorrió una a una las mesas de trabajo con el fin de escuchar las opiniones de los participantes entre estudiantes, profesionales, amas de casa, obreros y representantes de organismos civiles.

La consulta ciudadana inició hace dos semanas y a la fecha ha logrado reunir alrededor de 250 propuestas ciudadanas.

Barrera Concha manifestó que esta es una estrategia para darle voz a los ciudadanos, sobre todo en lo relativo al desarrollo sustentable y la movilidad urbana, los cuales dijo son temas prioritarios para este Ayuntamiento pues son claves para seguir avanzando hacia mejores condiciones de orden y armonía que requiere el municipio.

En ese sentido, recalcó que es fundamental privilegiar siempre la participación ciudadana para “lograr trabajar todos juntos y de la mano pues de esta manera podremos impulsar a Mérida como una ciudad inteligente y con desarrollo sustentable”.

Entre las principales temáticas planteadas por los ciudadanos durante las consultas están: Mejorar las condiciones de acceso tanto en infraestructura como en movilidad urbana, principalmente el transporte público que llega a los fraccionamientos y colonias, ubicados fuera del periférico y hacia el sur del municipio.

En ese contexto, el Concejal recordó que uno de los objetivos del PIMUS es contribuir en la conformación de una red de transporte público, eficiente, asequible y de calidad, que pueda brindar servicio a la mayor parte del territorio municipal, con visión metropolitana.

—Como ya hemos dicho anteriormente lo que estamos buscando es que Mérida sea una ciudad más amable con el peatón, con mejor infraestructura de conectividad y mejores alternativas de vialidad, es por eso que estas mesas de trabajo nos permiten conocer directamente cuáles son las ideas positivas y constructivas que nos pueden aportar los ciudadanos— expresó.

Barrera Concha reconoció la activa participación de la sociedad en este proceso de elaboración y enriquecimientos del PIMUS y detalló que a la fecha se ha tenido contacto con 29 instancias (2 del ámbito federal, 6 estatal, 8 municipal, 3 de tipo académico y 10 asociaciones y cámaras).

En total se han realizado 30 sesiones durante los 20 meses que ha durado el proceso de elaboración.

El calendario de consulta ciudadana inició el 5 de septiembre en el Colegio de Ingenieros Civiles de Yucatán A.C. y concluirá el 23 de septiembre en la Universidad Mesoamericana de San Agustín (UMSA).

Las mesas de trabajo para recibir las propuestas ciudadanas se han llevado a cabo en las siguientes sedes: CANACO SERVYTUR; Universidad Tecnológica Metropolitana (UTM); Centro Cultural Olimpo y Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

La visión que persigue el PIMUS Mérida pretende fijar el rumbo para los próximos 20 años respecto a la movilidad y de la ciudad.

Como se recordará, Mérida pertenece al Programa de Cooperación Urbana Internacional (IUC) de la Unión Europea cuyo objetivo se centra en permitir a las ciudades de diferentes regiones del mundo unir y compartir soluciones a problemas comunes.

El proyecto está basado en dos componentes principales: la movilidad por proximidad y la eficiencia en la movilidad.

Cabe destacar que oficialmente los trabajos del PIMUS iniciaron el 24 de septiembre de 2018 con vigencia para los próximos 20 años, en cuya integración se prevé la participación de la ciudadanía, así como de los tres órdenes de gobierno, de la sociedad civil, academia y sector privado.